fbpx

El empleado y su poder dentro de un negocio

El éxito de un negocio no se trata solamente de los recursos económicos, pues está demostrado que eso va mucho más allá de cuanto tienes para invertir o si realmente puedes o no contratar los mejores servicios y al personal más capacitado para los fines correspondientes.

En este sentido es importante tener claro que existen tres pilares fundamentales a la hora de arrancar un negocio:

  • La atención al cliente
  • Gestión (referente a la materia prima)
  • El cómo lograr que la persona vaya a consumir

En función de estos tres pilares se maneja un negocio, pero hay que considerar la manera en cómo los aplicamos, es decir, cómo llevamos adelante el proyecto, ya que esto será lo que marque la diferencia frente a la competencia.

 

 

Sabemos que por la situación actual que vivimos hay que esforzarse un poco más en la manera como atraemos a los clientes al local y una vez que estén ahí, por supuesto, ofrecerles todo un servicio de calidad y la mejor atención posible para que ellos quieran regresar.

 

Una vez que se tenga la estructura básica para poner en marcha ese oficio o proyecto, así como también una materia prima básica, al menos para arrancar, debemos concentrarnos en dar a conocer nuestro producto y posicionarlo, bien sea a través de buena publicidad, elementos de marketing y toda una estrategia de mercado que funcione en él, por pequeño que sea, y es que no debemos tener miedo a entrar en este mundo de la publicidad con nuestra pequeña marca porque esto podría a mediano o largo plazo marcar una diferencia.

Nuevos estándares

Ahora mismo las personas se sienten más cómodas poniéndole cara al producto, ver algo más humanizado y no tan apartado de la realidad, por sencilla que sea la propuesta.

 

Anteriormente no existía una cultura de contenido, algo para identificar la marca y generar un mayor valor, era todo mucho más sencillo. Ahora, ciertamente hay un mayor esfuerzo y preparación en todo el tema de redes sociales para lograr vender un producto, especialmente porque hay un mercado más exigente que siempre está esperando más de ti.

 

En un punto las marcas comenzaron a preocuparse por el contenido que subían, y evidentemente antes estábamos en una posición de comodidad, pero ahora es necesario innovar, crear contenido, brindar mejores y diferentes matices y al final llegar al cliente que te interesa.

Es necesario sacar tiempo para publicar contenidos nuevos, hacer temas interesantes por distintas plataformas, llevar material de interés a todos los clientes y darle valor a nuestra marca.

El trabajo de promover un negocio

En función de estos nuevos esfuerzos hay todo un trabajo detrás para brindar calidad, contenido de valor pero que tiene el mismo fin, llegar al público. Por eso muchas veces recomendamos que al crear un negocio o proyecto te rodees de un buen equipo y de personas que estén igual o más comprometidas que tú, que compartan esa ideología y ayuden a surgir.

 

El esfuerzo de todo esto se verá reflejado en cómo reaccionan los clientes a tu producto, cómo funciona la competencia y cómo eres capaz de innovar para hacer las cosas de una forma diferente y mejor, pues cada vez hay más competencia y es necesario ser superiores.

 

En cuanto a la materia prima, como lo hemos mencionado en otras oportunidades es importante buscar, encontrar el mejor precio, a los mejores proveedores y aprovechar, en este caso, la pandemia para lograr el mejor trato posible.

 

Hay proveedores que están empezando y buscan ofrecer productos más económicos para ganar mercado y tú como dueño de negocio puedes aprovechar esa puerta que se abre y captarlos para el beneficio de ambos, de manera que aprovechen lo mejor del mercado.

 

Se mezclan los puntos 1, 2 y 3 con respecto a la materia prima, atención al cliente y la manera de vender el producto, pues ciertamente con tanta competencia y un mercado cada vez más exigente el consumidor se aburre y eso nos obliga a innovar, cambiar un poco lo que ofrecemos y darle un giro para hacer la diferencia e impulsar el negocio.

 

Las grandes multinacionales están experimentando con los clientes, y es algo totalmente voluntario, pero lo cierto es que hay una formación del consumidor acostumbrándose cada vez más a recibir sus productos en un tiempo específico y por ende hay más exigencia y un mayor esfuerzo por cubrir esas necesidades y no perder clientes.

El peso del empleado

Ahora mismo los empleados forman parte de la marca o tienen que hacerlo y debe ser reflejado de esa manera, es decir, ya no sirve solo usar un uniforme o trabajar en un sitio específico, se trata de aumentar la identidad, prestar un mejor servicio y dar algo que te diferencie de los demás.

 

Es necesario como empleado sentirse identificado con el servicio que estás prestando para la empresa, porque si es lo contrario ese producto no va a tener el mismo valor y no vas a transmitir lo que quieres a tu cliente.

 

 

Finalmente, se trata de brindarle ese valor agregado a la marca y mucho de eso lo tiene el empleado en sus manos, por eso es tan importante captar al mejor personal que puedas tener, alineado con tus objetivos y los de tu marca, y que quieran darle ese plus al producto y hacerlo el mejor del mercado. El poder de un buen proyecto no se trata únicamente de tener dinero para invertir en él sino de jugar con todos los elementos añadidos y que son tan importantes para en conjunto llevar tu marca exactamente a dónde quieres y hacerla exitosa y perdurable en el tiempo.

Te invitamos a oir nuestro podcast sobre este tema y muchos más Puedes encontrar el link en nuestro Instagram: @cohenyaguirre

Gabriel Eustache Soteldo – COO

@cohenyaguirre

17/04/2021

Abrir chat
Aclara tus dudas de forma directa con uno de nuestros asesores. Escríbenos ahora!